La Peña Comando Celta denuncia a Scaloni

El 24 de Mayo del 2000, Comando Celta, realiza una denuncia ante la comisión nacional de antiviolencia, debido a las manifestaciones realizadas por el jugador del Real Club Deportivo de La Coruña, Lionel Scaloni, durante los actos de celebración de la consecución del titulo de liga de la primera división de fútbol que se celebraron en el ayuntamiento de la ciudad herculina, concretamente, en el ofrecimiento del trofeo a la ciudad desde el bacón de la casa consistorial , dicho jugador profirió graves insultos contra la ciudad de Vigo y sus respectivos ciudadanos, entre los que se destaca textualmente la frase “Vigo, hijos de puta”.

La denuncia fue estudiada por el comité de competición de la federación de fútbol, tras haber examinado las alegaciones del jugador y del club, se acordó una sanción de dos millones de pesetas.

El padre y a la vez representante de Scaloni se comprometió a pedir disculpas con el fin de retirarse la denuncia, pero fue al final el jugador mediante línea telefónica, y también por carta, la petición de disculpas.

Comando Celta a raíz de la petición de disculpas por parte del jugador del Deportivo, retira la denuncia, aunque el comité de competición le reclamaría independiente de la retirada de la denuncia los dos millones de multa.

La Peña celtica expresa en el escrito a la federación que su denuncia pretende defender “el espíritu de la deportividad”.

Por otra parte, Comando critica al Concello de Vigo “que en ningún momento se pronunció ni tan siquiera minimamente en defensa de los ciudadanos a los que representan”.

Carta de Lionel Sebastián Scaloni, con fecha 11 de agosto de 2000, presentando disculpas:

Es de hombre de bien, el saber reconocer frente a otros, que uno se ha equivocado, también lo es, el saber aceptarlo.

Pues bien, no ha sido ni será mi intención, ofender a la gente de la ciudad de Vigo, a la cual, desde ya, ofrezco mis más sinceras disculpas.

Es cierto que me excedí en el festejo por la Liga del Club al que represento, más ello fue propio de mi euforia y juventud, que de alguna intención ofensiva.

Nunca sin ser más muy ingrato, podría tener intención ofensiva hacia gente nacida en esta tierra gallega, que tan bien me ha recibido a mí y a mi familia.

Quedando a vuestra disposición, los saludos muy cordialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *