Desde la grada

Mar Ramil [Diciembre 1987 – Diario Atlántico]

En la grada de preferencia, entre la multitud que se reúne en Balaidos, destacan unos hombres, muchachos, niños y hasta mujeres que forman la única peña que existe en Vigo, el “Comando Celta”.

Comando Celta existe desde hace casi un año. En un principio decidieron reunirse un grupo de 20 amigos, hoy la peña cuenta con el apoyo de cien personas, todos celtistas.

Cada socio dispone de un carné, subsisten gracias a las cuatrocientas pesetas que da cada miembro dona al mes, mas la venta de pegatinas, bufandas, gorras y otras indumentarias celestes.

Poseen dos bombos, bengalas, bocinas, nitrato para el humo, se costea la mitad con el dinero del que dispone la peña, la otra mitad la dispone algunos componentes de su propio bolsillo: “solo tratamos de animar, que quede claro que no somo ultras, eso en Balaídos no existe, nosotros estamos en contra de los grupo extremistas, es más, procuramos que ninguno de los miembros del Comando tiren objetos al campo, o se comporten como ellos”, decía el tesorero, Leopoldo Celard.

Cerviño Vila, el vicepresidente, dice “aquí la gente que viene son desde niños hasta ancianos de 60 años, aunque la edad media es de 28 a 30 años”.

La sede esta en Manuel Castro 16, en el local disponen de banderas y toda la parafernalia de animación.

A media que transcurre el partido el ánimo se va caldeando en la grada, se pide la dimisión de Maguregui en vista de que el equipo contrario marca un gol, no se insulta a los célticos, pero se abuchea constantemente a los visitantes, se oye de todo, desde “oe,oe”, a exabruptos irrepetibles.

No hay alcohol, abundan los puros, incluso entre las mujeres, que por cierto según nos confirman son mas aficionadas que los hombres y más entusiastas. Las banderas ondean entusiastas, banderas de Galicia, banderas piratas, banderas del Celta, banderas con estrella rojas, en fin para todos los gustos.

Llega el descanso y el vicepresidente comenta: “Nosotros le hemos mandado una carta a la directiva en que pedimos que en esta temporada nos diesen ayuda económica para los desplazamientos, tan sólo un par de ellos, los más crercanos. Tambien apoyo material. Que la gente de las peñas entren a mitad de precio de la entrada. Los que no son socios del Celta, que puedan conseguir ser socio, pagando la tarjeta de Marcador (la más barata), pero que puedan venir a preferencia, que es la grada que ocupa la peña, también pedimos unos bombos, banderas…”. La directiva de esta peña afirma, “Rivadulla, durante la candidatura nos ofrecían 20.000 pesetas para nuestros gastos, y no hemos visto un duro, hoy en este partido hemos que tenido que recurrir al nitrato por no tener dinero para bengalas”.

El partido transcurre y el ánimo va bajando a la vista de los resultados, el Celta ya pierde por dos a cero, algunos murmuran “dale, dale que aun podemos remontar” pero la mayoría no es de la misma opinión: “es mejor que no jueguen la Copa porque desde que están jugando los partidos de Copa se están lesionando los jugadores”, empieza una discusión entre algunos miembros, entre lo que es bueno y es malo para el club. El vicepresidente se empeña en afirmar que no hay manera de contactar con la directiva, que antes de las elecciones, les ofrecieron muchas cosas pero que ahora que están en el poder, se han olvidado.

Todos están a favor de las peñas, de su creación y consolidación: “de este modo, hay más colorido en el estadio, y también es mejor que cada uno ocupe una grada para darle más vistosidad a Balaidos”.

Remata el partido, victoria para los visitante, se oye:”Ya veras mañana en el curro lo que me van a decir”, los “comandos” van saliendo cabizbajos, su equipo fue derrotado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *